Seguinos por mail / Follow by Email

lunes, 27 de junio de 2016

Cookies brownies de chocolate bitter

Cuando creo que ya encontré la receta perfecta, encuentro una nueva que me deja ¨babeando¨. Esta, hasta el momento, es LA galleta, la más rica y chocolatosa que he realizado.

Ideal para un día como hoy: Lunes, el día después a perder la Copa América (nuevamente), y con un cielo gris como panza de burro. Para levantar el ánimo nada mejor que una buena dosis de estas cookies.
 
¡Tenés que probarlas!



Ingredientes:

 285 g. de chocolate bitter (amargo o semi amargo)
  15 g. de cacao en polvo
100 gr. de harina común
 1/4 cucharadita de polvo para hornear
  175 g. de azúcar blanca
70 g. de mantequilla sin sal (manteca) a temperatura ambiente
3 huevos
1/2 cucharadita de esencia de vainilla
Una pizca de sal
 170 g. de chips de chocolate o chocolate bitter troceado

 



 Preparación:

 Precalentamos el horno a 180º.
  Fundimos el chocolate en el microondas o a baño María.



 Batimos la mantequilla junto a el azúcar hasta que se integren bien los ingredientes.

 Añadimos la vainilla y los huevos ,uno a uno, mezclando bien cada vez que agrego un huevo.
 

 A continuación, agregamos el chocolate derretido y mezclamos.
Colocamos la harina, el cacao, el polvo y la pizca de sal.
 
 
Mezclamos bien con una espátula, y por último incorporamos el chocolate en chips o trozos.
 
 
 Con la ayuda de una cuchara tomamos la mezcla y la colocamos en una placa para hornear galletas.
Horneamos unos 15 minutos y al retirarlas las dejamos enfriar sobre una rejilla.
 
 
 
¡A disfrutarlas!
 

viernes, 17 de junio de 2016

Nuestra versión del borsch caliente, la sopa de remolacha más famosa


El borsch (conocido también como borscht o borshch) es una sopa de verduras que incluye por lo general remolacha, lo cual le otorga un intenso y característico color rojo. Es parte de la herencia culinaria de muchos de los países del Este de Europa y de Europa Central. En esta ocasión te traemos una versión adaptada a la cocina argentina.

Ingredientes (4 personas): 500 g. de carne vacuna con o sin hueso, 3 remolachas, 200 g. de repollo blanco, 2 papas, 2 zanahorias, 1 cebolla, 2 tomates, 1 cucharada de vinagre, sal y pimienta, eneldo, perejil, manteca, crema de leche o yogur sin sabor. 

Primero necesitamos preparar el caldo de carne. Para esto colocamos la carne en 3 litros de agua con sal y esperamos que hierva. Bajamos el fuego y añadimos una cebolla picada. Cocinamos unas 2 horas. En esta receta utilizamos roast beef cortado en pequeños trozos.


Aparte cocinamos unos minutos las remolachas cortadas en rodajas finas (sin piel) en un poco de manteca. Rápidamente añadimos el tomate cortado, un poco de caldo, el vinage y mantenemos a fuego lento durante una hora. 

Volvemos al caldo de carne, le añadimos el resto de las verduras ya cortadas (el repollo en fina juliana y lo demás en cubos) y la preparación de remolacha y tomate y condimentamos. Seguimos cocinando hasta que todo esté tierno.


Servimos con un poquito de crema o yogur y perejil (originalmente suele acompañarse con crema agria).


Guarnición exprés de batatas con miel y semillas de mostaza


Hay vida más allá del puré de papas... ¡Se los juramos! En esta ocasión otra de nuestras guarniciones exprés originales, fáciles y deliciosas.

Ingredientes (4 personas): 2 cebollas, 2 batatas o boniatos, 1 pimiento morrón amarillo, 1 chorro de aceite de oliva, 2 cucharadas de miel, semillas de mostaza, estragón, sal y pimienta (c/n).

Tan sencillo como pelar las verduras, cortarlas en cubos pequeños más o menos parejos y bañar la preparación con el aceite de oliva extra virgen, la miel y los condimentos.


Llevamos el resultado a horno medio dentro de cualquier recipiente apto y cada tanto vamos revolviendo para que el dorado sea uniforme. En aproximadamente media hora tendremos una guarnición deliciosa y con un dejo dulzón. ¿Qué les parece?

Guía para cocinar y freezar verduras


Este post es ideal para quienes compran verdura en cantidad y no quieren desperdiciar nada, y para aquellos que quieran equipar su freezer con alimentos sanos y siempre disponibles. ¡Aprendamos a cocinar y congelar vegetales!

Las verduras y hortalizas se conservan en freezer entre 8 y 12 meses, por lo cual es un trabajo de una tarde que nos rinde mucho tiempo.

Lo primero y principal es lavar muy bien todos los vegetales que pensemos congelar. En este caso preparamos: hojas y pencas de remolacha (¿nunca las comiste? te dejamos recetas acá), hojas y pencas de acelga y bimi (una versión mini del brócoli). Si la verdura no es orgánica recomendamos lavarla de este modo. Es conveniente ir separando pencas de hojas dado que tienen diferente tiempo de cocción.

A continuación la cocinamos muy poco tiempo, lo que se suele denominar blanqueo. Para hacerlo en agua hirviendo necesitamos 2 litros de agua por cada medio kilo de verdura. El procedimiento consiste en cocinar la verdura entre 1 y 3 minutos (1 minuto para las hojas solas y 3 para las pencas).

¡Si tenemos vaporiera mucho mejor! Las verduras pierden menos propiedades. Mismos tiempos, dentro de la vaporiera. Es mejor cocinar pocas cantidades en distintas tandas e ir reservando.


Dejamos enfriar a temperatura ambiente, quitamos el exceso de agua presionando con suavidad, fraccionamos porciones adecuadas y guardamos en recipientes aptos para freezer, siempre rotulándolos con el contenido y la fecha.


Con estos vegetales podemos crear guarniciones, tartas, rellenos y todo lo que se les ocurra. ¡Hay que animarse! Se ahorra tiempo, dinero y se gana en salud. Buen apetito.

domingo, 5 de junio de 2016

Chupín de pescado


El chupín de pescado es una receta típica de las cocinas de Argentina y Uruguay. Se trata de un guiso realizado con vegetales y pescados o mariscos.

Ingredientes (4 porciones): 1 kilo de pescado blanco preferentemente sin espinas (en esta receta usamos gatuzo) + 2 cebollas + 1 pimiento morrón rojo + 2 dientes de ajo + 300 g. de arvejas + 3 zanahorias + 1 litro de salsa de tomate + 1 vaso de vino blanco + sal, laurel, pimienta y pimentón a gusto.

El gatuzo es un pescado ideal para guisos por la firmeza de su carne y la ausencia de espinas (tiene sólo un espinazo central); pero pueden utilizar cualquier pescado blanco de su preferencia, sin piel.

Comenzamos pelando y cortando en rodajas la zanahoria. También picamos la cebolla, el ajo y el morrón. Si es necesario limpiamos el pescado y lo cortamos en porciones.



Ya con todo listo hacemos una base de salsa igual a cualquier guiso: salteamos los vegetales con un poco de aceite y cuando están dorados añadimos la salsa de tomate y el vino. Condimentamos y cocinamos alrededor de 1 hora con fuego suave.
 

Cuando la salsa ya está lista es el momento de añadir el pescado, que se cocina muy rápido (como mucho 15 minutos). Es importante no pasarnos del punto de cocción, la mayoría de los pescados tienden a desarmarse cuando están demasiado cocidos.


Unos 3 minutos antes de finalizar la cocción añadimos las arvejas y corregimos los condimentos.


¡Listo! Acompañamos con puré de papas, papas al natural, arroz, quínoa cocida, legumbres o como nos guste. Una comida ideal para las noches de frío.

¡Buen apetito!